Entrevista a Mario Morán “Capi”, en el aniversario de su lesión

0
3041

“SIEMPRE SE DICE QUE TODO EQUIPO QUE TERMINA CUMPLIENDO EL OBJETIVO ES UNA FAMILIA; Y POR UN LADO ES VERDAD”.

Iniciamos la primera entrevista en esta web con uno de los capitanes del equipo aficionado, Mario Morán o “Capi”, como le llaman muchos. Recordamos que hasta la lesión grave de rodilla que se produjo hace un año, estuvo ostentando el brazalete de capitán. Dicha capitanía está compartida con sus compañeros, Teto, Mario Madrid y Miguel Prieto. A partir de la desafortunada lesión ha sido Teto el que ha ejercido como tal durante los partidos.

Repasamos por tanto, la actualidad del equipo aficionado con Morán, jugador que tiene un gran espíritu de compañerismo, un grado de compromiso muy alto y mucho carisma dentro de la plantilla.

HISTORIAL
2016/17: Unión Valdebernardo Afic. 3ª
2012/2016: --------------------------------
2011/12: E.D. Moratalaz "A" Afic. 1ª
2010/11: Parla Escuela "A" Afic. 1ª
2009/10: Villaverde Boetticher Afic. Prefer.
2008/09: Villaverde Boetticher Afic. Prefer.
2007/08: Rayo Majadahonda Juv "A" Div.Honor
2006/07: Rayo Majadahonda Juv "B" Autonóm.
2005/06: Inter Madrid Juv "B" Autonóm.
2004/05: Moscardó Cad. "A" Autonóm.
2003/04: Coslada Cad. "A" Preferente

¿Además del fútbol, cuáles son tus hobbies?

Soy un apasionado del cine. Me gustan todo tipo de películas y de vez en cuando voy a la “gran pantalla” para poder disfrutarlo. Aunque también me gusta bastante leer y siempre que puedo me escapo a Fontiveros, que es un pueblo abulense donde nació mi padre, para ver a mis amigos.

¿De qué equipos de Primera División y Segunda División eres simpatizante?

Puedo decir que no soy forofo ni seguidor de ningún equipo. Me gusta el fútbol e intento disfrutar de él. Quizás si tuviera que elegir uno me decantaría por el Rayo Vallecano, por cercanía.

¿Qué 2 jugadores por línea destacarías en el fútbol profesional?

En la portería me quedaría con Buffon, tantos años en la máxima élite, sin perder la ilusión y las ganas por competir es digno de admirar. Por otro lado, ahora mismo elegiría a Ter Stegen, llega a uno de los mejores clubs del mundo, a la sombra de Manuel Neuer en su país y es capaz de no perder la cabeza, entrenar, aprender y demostrar un nivel altísimo.

En la línea defensiva siempre he sido muy fan de Puyol. Sin pájaros en la cabeza, conociendo sus limitaciones y con el “fair play” por bandera. También por su trayectoria podría destacar a Paolo Maldini.

Con respecto al centro del campo no hace falta decir todo lo que ha dado Andrés Iniesta a nuestro país, demostrando ser una persona con los pies en la Tierra y unos de los mejores en su posición. También Zinedine Zidane, durante el final de mi infancia y el principio de mi juventud fue el jugador que más me marcó.

En la delantera, ahora mismo Lionel Messi está por encima de los demás, es cierto que Cristiano Ronaldo ha llegado hasta donde ha llegado por méritos propios, trabajo, constancia y ganas de mejorar, pero Messi es fútbol. También me llama mucho la atención Zlatan Ibrahimovic, por la convicción y confianza que tiene en sí mismo.

Por cierto, si tuviera que elegir a alguien para los banquillos, sin lugar a dudas, me quedaría con Jose Mourinho.

¿En qué equipo de fútbol empezaste a jugar y quién te metió el “gusanillo” del fútbol?

El primer equipo donde jugué fue la Escuela de Fútbol Madrid Sur, que cuando yo empezaba entrenaban en el Campo de Fútbol Miguel Cabezuelo, que está al lado de mi casa.

En relación con el “gusanillo”, con total seguridad te diría mi hermano, Javier Morán, conocido por muchos como “Rubio”, aunque mis padres tienen también gran parte de culpa.

Javier Morán “Rubio” y Mario Morán en sus comienzos con la Escuela de Fútbol de Madrid Sur

¿De qué posición juegas y has jugado? ¿En cuál te sientes más cómodo?

Se puede decir que soy DEFENSIVO. Normalmente juego y es en la posición que más cómodo me siento, de defensa central, aunque también he jugado de mediocentro y lateral por ambos perfiles.

¿Cuál ha sido tu trayectoria?

Como te comenté antes, empecé jugando en la escuela de Madrid Sur, donde estuve hasta final de alevín. Después jugué dos temporadas en la cantera del Rayo Vallecano, donde aprendes que para estar metido en el fútbol no solo vale con querer disfrutarlo, si no que hay mucho más detrás. De ahí pasé por varios clubs en los que solo estuve una temporada, pero en todos conocí a gente maravillosa, como son el CD Coslada, el CD Moscardó o el Inter de Madrid. El final de mi etapa juvenil lo completé en el Rayo Majadahonda y el principio de mi etapa senior se inició en el Villaverde Boetticher, después estuve una temporada en el Parla Escuela y otra en ED Moratalaz. Tras esta última temporada decidí dejarlo un poco por incompatibilidad de horarios y otro poco por desmotivación.

Desde ese día y hasta hace ahora un año y medio, más o menos, no volví a recuperar las ganas de jugar, hasta que decidí hacerlo en el Unión Valdebernardo.

Mario Morán en el Rayo Majadahonda Juvenil de División de Honor

¿Algún hecho puntual que recuerdes especialmente en el fútbol?

Recuerdo varios; como una remontada estando aun en Madrid Sur con Javi Naranjo de entrenador. Estábamos en una semifinal de un 24 horas y perdíamos 4-0 al descanso, no recuerdo lo que nos dijo “Naran” pero si recuerdo que nos motivó de tal manera que terminamos remontando el partido hasta quedar 4-5.

Otro recuerdo bonito fue ganar al Real Madrid en La Oliva, que es el campo de fútbol donde juegan las categorías inferiores del Rayo Majadahonda. Le ganamos 2-1 y fuí yo quien hizo el segundo gol a pocos minutos del final.

Pero sobre todo te quedas con las personas que te va dejando el camino. Siempre hay alguien que te queda en el recuerdo o incluso en el día a día de tu vida y eso es lo que más valoro.

Arriba, de izda. a dcha.: Gonzalo, Teto, Alex Gonzalez, MARIO MORÁN, Guille y Diego. Abajo, de izda. a dcha.: Ambrona, Rubén, Fran, Prieto y Salgado.

¿El mejor y el peor momento de tu etapa como jugador?

Mejores no me podría quedar con uno porque hay bastantes y todos los disfrutas con una intensidad enorme. Un ascenso como el del año pasado o evitar un descenso en la última jornada, te llenan de vitalidad y eso marca.

Quizás el peor recuerdo podría ser el momento de la lesión que estoy pasando. Fue bastante doloroso.

Hablando un poco de la recuperación de tu lesión de ligamento cruzado, ¿cuándo y cómo ocurrió?

Pues justo ahora se acaba de cumplir un año de aquel momento. Fue una situación fortuita, en un lance de juego con un rival y fue durante un partido de entrenamiento, un jueves, en el que nos enfrentamos al Dosa.

Por motivos laborales, postergaste la operación, cuéntanos cómo fue la operación y cómo vas con la readaptación al ejercicio.

La operación fue bastante bien. Quizás el principio de la recuperación fue lo más agotador ya que se alargó más de la cuenta porque la rodilla no terminaba de drenar el líquido. Pero una vez que salí de ese bache parece que la recuperación va “viento en popa”. Ahora mismo estoy empezando a tocar balón en situaciones individuales e introduciendo cambios de ritmo y de sentido en la carrera.

En su primer día de corto en Torrejón, para comenzar la readaptación deportiva.

¿Qué es para ti el Unión Valdebernardo?

Absolutamente es ILUSIÓN. Cuando dejé el fútbol hace 3 temporadas había perdido esa ilusión pero el día que Mariano Madrid me comentó la idea y el proyecto, yo sentí mariposas en el estómago. Fue algo maravilloso y desde el primer momento quise subirme a este barco.

¿Has pensado en algún momento en hacerte entrenador?

Desde que tengo 16 años siempre he llevado, al menos, un equipo. Aunque nunca por encima de la categoría cadete. Ahora mismo entreno un equipo en el colegio en el que trabajo.

A nivel senior o de manera profesional, nunca me lo he planteado.

¿Qué consejos les darías a los jugadores de la escuela que están empezando? Aunque con tanto recorrido de edades,…

Que disfruten del fútbol y que lo cuiden. Para eso hay que empezar siempre por cuidar a los que te rodean. Si crees que un compañero necesita ayuda, préstasela. Si consideras a alguien peor que tú, intenta que él mejore, asístele, apóyale y así mientras él mejora, tú mejoras y el equipo mejora.

¿Qué opinión tienes respecto del esfuerzo que se está haciendo desde la escuela para potenciar la estructura de fútbol base y la cantera?

Me parece algo fantástico. Soy parte de esta escuela desde, prácticamente, los inicios, es cierto que de manera indirecta, pero la he visto crecer y ésto te llena de alegría. El fútbol base y la cantera son el presente y el futuro y hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos para que crezcan de la mejor manera posible.

Como docente que eres y dada tu experiencia acumulada, ¿qué consejos le dirías a los entrenadores de la escuela y cantera del Unión Valdebernardo?

Les aconsejaría que se marquen objetivos. Los objetivos en la vida son muy importantes y siempre hay que tenerlos presentes. Un buen objetivo a corto, medio o largo plazo puede hacer que tu equipo, tu experiencia, tus ganas, etc, mejoren o sean capaces de adaptarse a distintas situaciones. En cambio un entrenador y un equipo sin objetivos, podrá progresar pero también podrá estancarse o incluso menguar.

Así que yo les preguntaría a los entrenadores y entrenadoras del Unión: ¿Cuáles son vuestros objetivos?

La temporada pasada el equipo aficionado en su debut en competición oficial, batió todos los registros consiguiendo ascender de categoría. ¿Según tú, cuáles fueron las claves del éxito?

Siempre se dice que todo equipo que termina cumpliendo el objetivo es porque es una familia; y por un lado es verdad. Es cierto que el ambiente dentro del vestuario es muy importante. Pero yo me quedaría con la convicción. Sabíamos con que intenciones se había hecho el equipo y disfrutando del camino, como siempre nos dice Mariano, decidimos afrontar la categoría sabiendo lo que nos podía venir. Nos adaptamos pero no por ello dejamos de exigirnos. Creo que esa fue una de las claves.

Vayamos a esta temporada. El equipo aficionado empezó bien para ser un recién ascendido de Tercera, ¿te esperabas este comienzo?

En cuanto vimos el grupo nos percatamos que éste iba a ser complicado, ya que hay varios equipos descendidos de primera, algunos viajes largos que siempre se complican e incluso el otro equipo del barrio, es decir “el derby de Valdebernardo”. Con todo y eso, nuevamente, somos conocedores de nuestro potencial, sabemos que aunque hay que disfrutar el camino, nuestro objetivo estaba marcado y para conseguirlo debíamos empezar con buen pie y así lo hicimos.

¿Qué análisis haces de nuestro grupo de Segunda y qué rival te ha sorprendido más?

Como te he comentado, sabíamos desde el primer momento que el grupo que iba a ser duro. El rival, por el momento, que más me sorprendió fue el AJDC La Mancha. Un rival muy serio y muy adaptado a su campo, sabiendo lo que debían hacer en cada momento.

¿Piensas que se puede estar arriba al final de temporada, a pesar de los últimos tropiezos?

Yo estoy totalmente seguro y creo que mis compañeros también lo están.

¿Qué mensaje les darías a tus compañeros para lo que resta de temporada?

Desde aquí voy a intentar mandarles dos “recados”. El primero es que la cabeza la debemos mantener arriba siempre. Creo que a pesar de las complicaciones, estamos intentado mantener la esencia y lo que nos hace felices a nosotros y eso es para valorar, así que no debemos estar lamentándonos ni mirando para abajo.

Otro consejo es que debemos aprender ya a competir. Sabemos que muchos equipos solucionan sus problemas cuando juegan contra nosotros a base de juego brusco. No digo que tengamos que caer en la trampa de entrar en el juego que ellos proponen, pero tampoco hacernos pequeños.

La competición y la competitividad es algo básico en todos los deportes y no te digo nada en el fútbol y creo que ha habido momentos que, por no saber manejar bien ese desafio el rival ha conseguido sacarnos del partido y arrebatarnos algún punto. Desde mi punto de vista el camino a seguir, en este aspecto, son los partidos contra El Pozo y el CD Morata, sabiendo que es muy importante no recibir gol y que nosotros mantengamos el tempo del partido.

Hemos demostrado que somos capaces de hacerlo y lo vamos a hacer.

Hablemos un poco del futuro. ¿Cómo te gustaría que fueran los retos para el primer equipo del Unión Valdebernardo, para ti y para la escuela en los años venideros?

Por supuesto para el primer equipo todos tenemos en mente la posibilidad del ascenso o al menos poder disputarlo hasta el final y que se forme un equipo que pueda competir durante los siguientes años en cotas algo más elevadas.

Con respecto a la escuela creo que el camino de los últimos años es el adecuado. Apostando por la cantera, tanto en formación, como en educación y competición. Intentando tener a grandes entrenadores y por supuesto, buenas personas, en la escuela y con la cercanía que caracteriza a los miembros del comité directivo.

Con lo que se refiere a mi, solamente pido poder disfrutar de esto que tanto me gusta algunas temporadas más y poder seguir aportando mi granito de arena en este maravilloso proyecto.

Para terminar, pide un deseo

Que dentro de unos años se hable, en el fútbol madrileño, del Unión Valdebernardo como un ejemplo del trabajo bien hecho.

Muchas gracias a todos los que habéis leído mi entrevista.

¡Feliz Navidad, próspero año 2018 y SOMOS UNIÓN!