Crónica 29ª Jª. Esc. F. Villarejo – Unión Valdebernardo: 3 – 0

0
573

NO TODO VALE EN EL FÚTBOL PARA CONSEGUIR UNA VICTORIA. IR A VILLAREJO A JUGAR CONTRA SU … “ESCUELA DE FÚTBOL” … FUE UN DEPORTE DE RIESGO.

Ayer vivimos uno de los episodios deportivos más tristes que yo, personalmente, he presenciado en un campo de fútbol. Digo uno de los más tristes, porque CASUALIDADES DEL DESTINO, parecidos hechos ocurridos ayer en el campo de fútbol ya lo vivimos en la temporada 1984/85, visitando esas mismas instalaciones con el POZO VALLECANO de 1ª Regional. Si, vivimos, porque yo era el entrenador de ese equipo y MARIANO MADRID (actual entrenador de nuestro primer equipo), uno de los jugadores.

Nosotros estábamos luchando por la tercera plaza y ellos por no descender. Y no se nos ocurrió otra cosa que ganar aquel partido en los últimos minutos; en un partido lleno de violencia dentro del campo por parte de los jugadores del Villarejo y de una agresividad inusual fuera del campo por parte de los espectadores contra el árbitro, los linieres y los jugadores visitantes. Nada más pitar el final del partido, tanto los jugadores como los espectadores de entonces fueron a agredirnos de forma inconsciente y sin sentido. Porque tenía que ganar el equipo del pueblo si o si. Menos mal que tuvimos la “fortuna” de que ese segundo tiempo lo jugamos en la mitad del campo más cercana a la puerta de vestuarios. Y a la carrera, sorteando energúmenos (según la RAE: personas furiosas, alborotadas), puñetazos, paraguazos y algún que otro palo, conseguimos introducirnos en el vestuario; si llegamos a estar en la otra mitad del campo, no se que hubiera pasado. No recuerdo ahora mismo el tiempo que tardamos en salir de allí. Pero fue bastante. Y menos mal, que en aquellos tiempos la Federación obligaba a los clubes a solicitar la fuerza pública para la disputa de todos y cada uno de los partidos. Era la ley que había, que no se porqué tuvo que abandonarse; al menos aunque la guardia civil no pudiera contener a tanto salvaje durante el partido, al menos te asegurabas poder regresar a casa. También quiero aclarar que era otra entidad distinta a con la que nos enfrentamos en el día de ayer, aunque el entorno era el mismo.

Otra no tanta casualidad del destino, es que hace muy pocos días escribimos un artículo sobre la CORDURA EN EL FÚTBOL, que es de estricta aplicación para que no se repitan este tipo de hechos. Hechos que no salen en los medios de comunicación, pero que me veo en la obligación de relatar. No en vano, lo de ayer supone el que pensemos que jugar contra la ¿¿¿”Escuela de fútbol” ??? Villarejo, cuando se juegan algo, se convierta en un deporte de riesgo. Varios equipos del grupo nos lo habían advertido. Pero una cosa es que te lo cuenten y otra muy distinta vivirlo en directo.

Empezando con lo estrictamente futbolístico, acudíamos al difícil campo de la localidad de Villarejo de Salvanés con las bajas de última hora por lesión de FURBY y ULISES. Además de la consabida de larga duración de  QUIQUE. La Esc. Villarejo acudía sin uno de sus centrales ocasionales DANI FERNÁNDEZ y el punta ADRIÁN MARTÍN.

La imágenes de los jugadores del E.F.M. Villarejo se han eliminado, para que se pueda apreciar que fue una jugada fortuita.

Al empezar el partido había viento racheado que imposibilitaba el buen juego por parte de ambos equipo. Comenzó muy igualado, pero con la inoportuna lesión nada más empezar del jugador del Esc. Villarejo RUBÉN PARLA, precisamente el más deportivo de los tres hermanos que juegan en este equipo; en su lugar entró DAVID DÍAZ.

Una ocasión para cada equipo en los primeros minutos. Por parte local, un balón que remata MIGUEL ÁNGEL, que para DANI sin dificultad; y por parte nuestra, una buena combinación MARIO-LUIS-MARIO, que remata desde fuera del área y pasa el balón rozando el larguero por la cruceta derecha del portero.

Ellos con un juego excesivamente duro desde el principio. Prueba de ello son las 3 entradas seguidas que sufrió HÉCTOR por parte de de su lateral zurdo nº 26 DAVID VARGAS en los primeros 10 minutos de juego; sin amonestación alguna.

La imágenes de los jugadores del E.F.M. Villarejo se han eliminado, para que se pueda apreciar que fue una jugada fortuita.

Su joven jugador MIGUEL ÁNGEL, aprovechaba también cualquier situación para levantar al público simulando falsas lesiones, como realizó en un par de ocasiones. Mucha picardía por su parte.

Y en todo este tiempo de partido, tan solo en los primeros 10 minutos de juego, una parte muy importante del público asistente, sin parar de insultar a nuestros jugadores y al árbitro, un chaval joven con mucho interés, pero que poco a poco se lo fueron comiendo. El ambiente pareciera como si se tratara de un tema premeditado o como si de un delirio colectivo se hubiera apropiado de algunos espectadores locales. Ahí empezó a venirme a la memoria situaciones como la enunciada al principio de esta crónica o aquellas “batallas” que teníamos que ir a disputar cuando participábamos en los 80 en la preferente de Castilla La Mancha, pero es que estábamos en Madrid en el año 2018, en la Comunidad de Madrid en pleno siglo XXI. Ver para creer.

Volviendo al partido, en el minuto 11, jugada individual de LUIS, llegando al borde del área y cuando iba a realizar el tiro se deja el balón atrás. Un minuto más tarde, falta en contra que lanzan al área, despeja de puños DANI, le cae el balón fuera del área a OSCAR DÍAZ y remata fuera.

En el minuto 13, cesión de un defensa del Esc. Villarejo a su portero, y DIEGO coge el balón y está a punto de batir a BORJA PARLA.

En el minuto 19 , LUIS coge un balón por banda derecha, encara al central fuera del área, se va de él y cuando se va derecho a portería, DANIEL CRESPO, le realiza una entrada durísima por detrás y el árbitro interpreta que es tarjeta amarilla, cuando no tuvo ninguna intención de cortar el balón, sólo al jugador. Me vino a la memoria aquel dicho de “o pasa el balón o pasa el jugador, ambos no”.

Justo a la jugada siguiente en que no pasó más de un minuto, balón largo dirigido hacia DAVID DÍAZ, sale DANI por alto a atajar el balón, DAVID le obstaculiza pero el árbitro deja seguir la jugada y MIGUEL ÁNGEL que estaba acompañando la jugada, termina introduciendo el balón con la cabeza casi en la línea de gol.

Poco después una entrada sin intención ninguna de jugar el balón y con peligro de lesión del nº 4 del Esc. Villarejo OSCAR DÍAZ SANTANDER, sobre DIEGO, que aún saltando para que no le diera en la rodilla, se llevó una buena patada cuando ya le había rebasado, bien podría haber supuesto su expulsión directa y se hubiera cortado lo que después pasó en el segundo tiempo. El árbitro consideró que con la señalización de la falta era suficiente, sin amonestación alguna.

En el minuto 29, jugada combinada entre DIEGO-PRIETO-DIEGO por banda izquierda, pase de la muerte a MARIO, que remate de primera, interviniendo el portero de forma muy acertada y evitando el gol del empate.

En el último cuarto de hora, poco más que resaltar, salvo una lucha muy igualada en el medio campo e imponiéndose ambas defensas a los ataques rivales.

La imágenes de los jugadores del E.F.M. Villarejo se han eliminado, para que se pueda apreciar que fue una jugada fortuita.

Al retirarse el árbitro a su vestuario al final de este primer tiempo le esperaban varios aficionados del Esc. Villarejo que le profirieron todo tipo de insultos a menos de un metro de él. Pues para salir del campo hay que pasar por delante de los espectadores para llegar al vestuario. Pobre.

Muchas cosas ocurrieron en el segundo tiempo. Empezó de forma frenética, con una pérdida nuestra en medio campo en el primer minuto, que aprovecha MIGUEL ÁNGEL para irse por banda derecha y colgar el balón al que DAVID DÍAZ no llegó al remate por muy poco. En el segundo minuto, cayó una granizada intensa pero muy corta. En el tercer minuto una buena jugada por banda derecha de AMBRONA-HÉCTOR, llevó el peligro al área visitante. Y como respuesta, en el minuto cuarto, ellos pasan un balón largo a SAÚL, que de espaldas a AMBRONA, se deja caer y el árbitro señaló penalti. Se encarga su número 14 HÉCTOR PARLA de transformarlo en gol. El Escuela Villarejo, con un remate a puerta durante lo que se lleva de partido, se pone por delante con un injusto 2-0. Bien es verdad que nosotros tampoco nos acercamos con excesivo peligro a la portería rival. Pero demasiado premio para lo visto en el terreno de juego por parte de ambos equipos.

Tras el mazazo el equipo intentó recomponerse, pues acabábamos de salir del vestuario con el propósito de darle la vuelta al marcador, y aún quedaba mucho partido. Y como  todo transcurría muy deprisa, en el minuto 7 de este segundo período, se produce una jugada en medio campo en que va al balón fuerte su jugador nº 14 HÉCTOR PARLA  GARCÍA y nuestro jugador MANU; el árbitro señala falta a nuestro favor, y al levantarse, se produce delante del árbitro una agresión de HÉCTOR PARLA sobre MANU, que el árbitro salda con expulsión con roja directa del jugador del Esc. Villarejo y tarjeta amarilla para MANU. Para evitar una posible segunda amarilla en cualquier jugada posterior, MARIANO MADRID decide retirar del campo a MANU, ocupando TETO su lugar; acción que merece una importante consideración hacia nuestro entrenador. Por otro lado, recordar que dicho jugador del Esc. Villarejo HÉCTOR PARLA es la cuarta vez que es expulsado este año (según datos reflejados en la web de la Federación de Madrid). En este tipo de jugadas el entrenador es muy importante para el desarrollo correcto del partido. Pues no hay que olvidar que es sólo un partido de fútbol. Y antes que el resultado tiene que primar la educación.

En estos momentos, yo estaba pegado a la valla que está al lado de la banda, y me dispuse a grabar con el móvil, pues este tipo de acciones al no haber testigos, ni informadores, ni delegados federativos, ni nadie aparte del árbitro que atestigüe hechos tan lamentables, pensé que serían de utilidad para defender los intereses de nuestro equipo. Y de forma casi inmediata comencé a ser insultado y amenazado por varios espectadores para que no grabara ninguna imagen. Incluso se oían voces por detrás, desde una de las gradas diciendo: “quitarle el móvil, que no grabe, que se vaya, echarle”; bajando de dicha grada un par de energúmenos (según la RAE: personas furiosas, alborotadas), uniéndose a los que ya tenía alrededor, insultándome y amenazándome. Como todo en la vida, la decisión a tomar era del 50 %, o te enfrentas a ellos y se monta una en el campo para salir en “los papeles” o decides alejarte y marcharte. Opté por la segunda opción, a costa de perderme lo que quedaba de partido, para evitar montar “una trifulca”, ante esa “gente”, de proporciones considerables.

Y una vez reanudado el partido que estuvo unos minutos parado, y yo marchándome del campo, los malos modos de su número 14 continuó a través del hermano del expulsado: el portero nº 25 BORJA PARLA GARCÍA, que estaba teniendo una buena actuación, le dio una patada sin balón a nuestro jugador LUIS de tan solo 18 años, que además de la lesión que le produjo se le quedó una cara como de estar asistiendo en directo a una película extraña. Según datos oficiales de la FFM, ya le habían expulsado dos veces con roja directa. De forma traicionera y aprovechando que el árbitro no podía verle, pues la jugada estaba lejos de donde le agredió.

La imágenes de los jugadores del E.F.M. Villarejo se han eliminado, para que se pueda apreciar que fue una jugada fortuita.

En fin, un espectáculo lamentable. Yo me marché del campo para evitar y de paso buscar a alguien de la fuerza pública para que acudiera, porque veía que la integridad física de los que no éramos de Villarejo de Salvanés podría peligrar. Pero no encontré a nadie. He de aclarar que en el campo no había fuerza pública alguna. Y después de chatear con otro técnico que estaba también en el partido decidí marcharme definitivamente.

Posteriormente, su jugador nº 4 OSCAR DÍAZ SANTANDER en dos momentos diferentes le dio sendos puñetazos (textual) a nuestro jugador DIEGO, siempre como su compañero el portero, buscando que el árbitro no lo pudiera ver. En una de esas ocasiones si lo vio y le mostró tarjeta amarilla. La verdad es que estos chicos estén jugando al fútbol es una lástima, cuando hay otros deportes donde podrían canalizar mejor sus facultades.

La imágenes de los jugadores del E.F.M. Villarejo se han eliminado, para que se pueda apreciar que fue una jugada fortuita.

Pero más sin sentido es que su propio entrenador, JÉSUS ÁNGEL SACRISTÁN, también conocido como BUTA, no los quitara inmediatamente del campo cuando se percató de cada una de las agresiones, tanto a su portero BORJA PARLA GARCÍA, como a OSCAR DÍAZ SANTANDER. Ante estas actitudes los técnicos tienen la obligación de entender que han de actuar de forma radical. Porque al no quitarlos y a sabiendas de lo que han hecho, les estás autorizando implícitamente a que sigan actuando así. Creo que eso no es un ejemplo para nadie de ninguna escuela, ni para los niños que fueron a ver el partido. Y con edades tan jóvenes pueden malinterpretar este deporte y tenerles como héroes. Pero bueno, al fin y al cabo, habéis ganado el partido, que era lo más importante para vosotros.

En el fútbol se hacen muchos amigos, y siempre hemos dicho que el fútbol da muchas vueltas y hoy podemos ser rivales y mañana compañeros de club. Nunca se sabe. Es mejor ir haciendo amigos que ir cerrándose puertas.

Recuerdo cuando jugamos contra el MORATA y uno de nuestros jugadores recibió una patada por detrás sin el balón en juego, produciéndole una fisura ósea que le tuvo cerca de 2 meses sin poder jugar. Otra barbaridad. Y su entrenador, D. TOMÁS CORPA, a pesar de tener la plantilla muy limiitada, le echó del equipo. Y era una época en la primera vuelta que tenían sus opciones. Chapeau para Tomás. Si para subir hay que jugar así, pues preferimos no subir.

Siguiendo con el partido, tantas veces interrumpido y en el que se jugó el segundo tiempo no más de 10 minutos, en la última jugada, MIGUEL ÁNGEL disputa un balón aéreo a DANI, con un empujón claro, le hace perder el balón, el árbitro deja seguir la jugada le cae el balón y desde fuera del área remata el 3-0 definitivo. Tres goles, tres dudas de legalidad manifiesta o de interpretación condicionada por la presión agresiva del entorno.

Como dijo nuestro entrenador MARIANO MADRID a los jugadores después del partido: “Ellos a lo mejor ascienden de categoría en lo futbolístico, pero alguno siempre estará en la última categoría como persona. Nosotros igual no ascendemos de categoría futbolística, que está por ver …, pero siempre estaréis en la máxima categoría como personas; enhorabuena y mi respeto por vuestro comportamiento. Esto no ha terminado, a seguir”. Grandes palabras las suyas.

Y cierto es que han dado con nosotros, que intentamos evitar todo tipo de conflictos. Pero si estos jugadores tan agresivos (no todos los del equipo, por supuesto) y fuera de lugar dan alguna vez con “la horma de su zapato”, igual el partido se convierte en una batalla campal. O bien ante semejantes agresiones les esperan a la salida de su trabajo y se toman la justicia por su mano. En esta vida hay gente para todo. Como en botica. Es una pena que jugadores de nuestro equipo tuvieran que recomendar al árbitro que pitara el final del partido antes de tiempo, porque veían que no era normal lo que estaba pasando.

Y como pasó en 1984/85, esta vez sin correr a los vestuarios porque el equipo local, el de VILLAREJO DE SALVANÉS, había ganado, muchos espectadores seguían increpando a los jugadores al meterse a la puerta de vestuarios, con insultos y demás barbaridades. ¿QUE MÁS QUERÍAN?. Situación INADMISIBLE, INTOLERABLE, INHUMANA, SIN CORDURA. En este caso, obviamente, el resultado era lo de menos

Entiendo y lamento que estas palabras no sean compartidas por todos, como es lógico, pero todo lo expuesto aquí es rigurosamente cierto. Ni todos los jugadores del E.F.M. Villarejo se portaron de forma antideportiva; también es rigurosamente cierto.

Quiero agradecer desde aquí las muestras de apoyo que hemos recibido de prácticamente la totalidad de los equipos del grupo, por vía personal o a través de las redes sociales, cuando han sabido de lo acontecido. Suerte a todos.

Para todos nuestros jugadores: “En el fútbol, como en la vida, hay alegrías y sinsabores. Las alegrías son siempre más llevaderas y a veces enmascaran lo que siempre es el término medio en todo. Y los sinsabores son aquellas circunstancias que nos hacen más fuertes y nos ayudan a seguir creciendo. Sin estas circunstancias no apreciaríamos todo lo bueno que tenéis en particular cada uno de vosotros como personas y lo bueno que tenemos todos juntos como grupo.”

NOTA: LAS ESTADÍSTICAS EN ESTE PARTIDO NO SE PUDIERON COMPLETAR POR TENER QUE ABANDONAR LAS INSTALACIONES ANTES DE TERMINAR EL PARTIDO. DISCULPAR.

“Ánimo y fuerza para los jugadores y el cuerpo técnico. A seguir dejándose la piel en el campo y a seguir compitiendo. Para terminar este bonito traje aún quedan pespuntes que dar y alguna costura que repasar, pero para entregarlo aún quedan días.”

¡¡¡ Aupa Unión !!!